jueves

Oración por las Madres


Señor Dios, hoy me acerco a ti para darte gracias por una de las personas más especiales en mi vida, por la mujer que pase lo que pase está a mi lado, por quien me ha protegido desde que estuve dentro de su vientre y ha dado todo por mí.

Gracias Santo de los Santos por mi mamá, esa mujer maravillosa que elegiste como mi ángel en vida, y por darme la oportunidad de tenerla en mi mente, sangre y corazón.

Vengo ante ti para pedirte por su protección, resguardo y bienestar. Dios mío, permite que mi madre goce de buena salud física y mental, que siempre se encuentre feliz y que aunque pasen los años, siempre esté bien y satisfecha.

Padre celestial, solo tú sabes cuánto mi madre ha sufrido por mí, por eso hoy te pido que me des lucidez y oportunidad, para que todo pueda retribuírselo y que pueda bendecirla con todos y cada uno de mis actos, porque ella se lo merece.

Sé esa hermosa fuente de vida, paz y tranquilidad para mi madre, para que nada le falte y se sepa amada por todas las personas que la rodeamos por ser esa mujer especial y ese epicentro que significa para nuestras vidas.

Cubre a mi madre con tu poderoso manto y hazla invisible ante los peligros de la vida. 

Señor Dios mío, por favor resguárdala ante tus brazos para que a donde ella vaya se encuentre siempre bendecida con tu presencia.

Te pido que le brindes muchos años de vida que vengan acompañados de salud, conciencia, amor y tranquilidad, para poder seguir disfrutando de su presencia, pues al igual que tú, mi madre es una bendición para el hogar.

Pongo a mi mamá en tus manos, Señor Dios, porque sé que junto a tu corte celestial la protegerás y la salvaguardarás ante cualquier amenaza que se le presente en la vida.

Pongo a una de tus ángeles de vida en tus manos, ella (pronuncia su nombre completo) confía en ti, al igual que yo. 

Amén.

madre


lunes

Epifanio Cuevas: Karate al Servicio de Dios

 

Realizar una reseña sobre el sensei Epifanio Cuevas es hablar sobre la honestidad, disciplina, humanismo y liberación de cuerpo, mete y alma de todo tipo de tentaciones que desvíen del que es su único objetivo: Ser una buena persona para Dios y la humanidad.

 

Epifanio Cuevas y el Karate

Maracay / Estado Aragua, Venezuela, tuvo el grato honor de ver el desarrollo de Epifanio Cuevas en el Karate – Do estilo Shotokan.

Siendo entrenado por grandes maestros venezolanos, sudamericanos e incluso provenientes del Japón, el sensei tuvo todos los méritos y herramientas para hacerse un nombre internacional en el predio de las artes marciales.

Más, su vocación por el mejoramiento del prójimo y el rescate de su mete, cuerpo y espíritu le condujeron por el camino de humildad que tanto deseó transitar.

Se convirtió así en entrenador de defensa personal y combate sin armas para las fuerzas militares y policiales venezolanas, enseñándoles no sólo a defenderse y defender, sino a entender que en cada situación, hay una vida a la cual tener que valorar incluso cuando la suya propia esté en riesgo.

Fue así como Epifanio Cuevas formó una generación de funcionarios que sabían realizar sus funciones sin desafueros ni excesos que pudiesen horrorizar o poner en riesgo vidas. Logró el balance que en estos tiempos de abusos, tanto se necesita, gracias a su entrenamiento y más a su manera de ver y respetar a la humanidad.

En el predio civil, formó a niños, niñas, adolescentes, mujeres y hombres adultos en un Karate sano que jamás buscaba atacar primero, sino la defensa que procurase e dominio equilibrado de cada situación, con el toque evidente en dicha balanza a favor del bien, definiendo éste de manera integral.

epifanio cuevas
Epifanio Cuevas en la actualidad

 Su pedagogía

La formación de Epifanio Cuevas no quedó nada más en las mejores técnicas del “arte de las manos vacías”, sino que también realizó estudios de Psicología para saber cómo tratar con diversos tipos de conducta y así a través del Karate, canalizar adrenalina, energías positivas, baja autoestima, personas deprimidas o casi que depresivas, alentándoles a través del Karate a esforzarse, cuidar su cuerpo y su mente y elevar a su espíritu para servir no solamente a ellos mismos, sino a todo aquel en derredor, de manera directa e indirecta.

 

Estudiar con Epifanio Cuevas

Además de difundir lo que aprendió de otros sensei, Epifanio Cuevas desarrolló sus propios movimientos, rutinas de entrenamiento y técnicas para potenciar las habilidades de su alumnado, compartiendo cada fase junto a ellos no sólo como un maestro, sino como un líder, un amigo, un hermano, un padre y  un compañero.

 

Podía ser estricto y brindar disciplina de la cual nadie se podía, debía ni quería quejar o refutar, porque su costumbre fue y sigue siendo el portarse de manera correcta para que los demás tengan un ejemplo humanista y ciudadano realmente bueno para seguir.

 

La humildad ante toda prueba

Como toda persona, pasó pruebas fuertes ante su trabajo, familia, país y vida. Y siempre que caía, jamás perdía la humildad, el respeto, el tesón, el ánimo y por encima de todo, siempre mantenía la Fe, quizás inspirado por una fuerza mayor.

 

Tratar con Epifanio Cuevas es reencontrarse con aquellos valores familiares que muchos ya llegamos a extrañar. Ser su alumno y emularle es un seguro de una generación honesta en base a su propia personalidad y un seguro para el mundo.

 

Su vida en República Dominicana

Desde hace ya varios años, el sensei Epifanio Cuevas reside en República Dominicana. Él hizo caso de esa fuerza mayor que le ayudaba en cada caída y le mantenía en sus convicciones. Esta fuerza no es otra que la mayor del Universo: Dios.

 

Se dedicó a profesar la palabra de Dios, convirtiéndose en Pastor gracias a su tesón, disciplinada manera de estudiar y de ser y porque en el libro del destino, el Todopoderoso le confirió la virtud de predicar su palabra.

Y así como Josué llegó a combatir en nombre de los ejércitos de Dios bajo el capitanazgo de Moisés, entendiéndose como que tuvo que utilizar el cuerpo y espada como herramientas, luego de un tiempo alejado de las artes marciales, Epifanio Cuevas comprendió que el karate es también una manera de enseñar y halagar a Dios.

 

Porque si entre los seres humanos existe disciplina, buenos modales, apoyo emocional, compañerismo, alegrías, impulso para lograr sus metas, refuerzos positivos, se cuida al cuerpo y mente, se procura la defensa de lo justo y se honra a las personas amadas, claramente se está cumpliendo el mandato divino de amaos los unos a los otros.

 

Enseñar que sí se puede y a saber ser agradecido con quien te brindó la oportunidad, abrió tus horizontes para conducirte un buen camino, es parte de ser un buen Pastor así como un buen Sensei y un hijo de Dios, útil y fiel creyente y servidor de sus preceptos y causa.

 

Practicar artes marciales con Epifanio Cuevas

Por ello, el que el sensei Cuevas haya vuelto a profesar sus conocimientos investidos en una gran humanidad, es una oportunidad imperdible para padres, madres y representantes, colegios, estamentos miliares y policiales, mujeres que quieran tener conocimientos prácticos para la defensa personal y hombres que sepan protegerse y proteger de manera equilibrada.

 

En Maracay, existen aún alumnos del Sensei Epifanio Cuevas y de sus compañeros generacionales. Además, de quienes aprendimos a mantener una vida integra en los embates.

 

Así que, dominicanos y dominicanas, sepan que quedan manos capacitadas para un aprendizaje integral de cómo ha de entrenarse y comportarse una persona, para la vida, para sus hermanos, para trascender y muy importante, para tener otra forma válida, respetuosa y muy activa de servir a Dios.

 

Lcdo. Argenis Garnica Serrano, orgulloso alumno del sensei Epifanio Cuevas

Entradas populares