jueves

Los 10 Mandamientos, Hoy

Los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, entregados a Moisés en el Monte Sinaí y escritos por la mano de Dios, fueron el pacto de Dios con los israelitas que fueron rescatados por él de su prisión en Egipto.

Más la corrupción en ese pueblo hizo que fuesen castigados por varias generaciones hasta que los desobedientes fuesen al juicio máximo ante Dios.

Esta es una interpretación libre de Los Diez Mandamientos que no precisamente han de tomarse al pie de la letra; pero aplican para nuestra sociedad actual.

Corrigiendo y evitando ciertas actitudes que derivan, esos resumidos mandamientos nos ayudarán a hacer mejor las cosas y ganarnos los mejores parabienes. El mundo lo necesita, es hora de dárselo desde nuestro sitial en la vida, todos somos valiosos por ser hijos de Dios. 


Los 10 Mandamientos

Primer Mandamiento
Amarás a Dios sobre todas las cosas.

 

Segundo Mandamiento
No tomarás el nombre de Dios en vano.

 

Tercer Mandamiento
Santificarás las fiestas.

 

Cuarto Mandamiento
Honrarás a tu padre y a tu madre.

 

Quinto Mandamiento
No matarás.

 

Sexto Mandamiento
No cometerás actos impuros.

 

Séptimo Mandamiento
No robarás.

 

Octavo Mandamiento
No darás falso testimonio ni mentirás.

 

Noveno Mandamiento
No consentirás pensamientos ni deseos impuros ni desearás a la mujer de tu prójimo.

 

Décimo Mandamiento
No codiciarás los bienes ajenos.

los 10 mandamientos

 

Libre interpretación

 

Primer Mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas.

El amor a Dios no es estarlo nombrando y bendiciendo todo para Él; es amar lo que ha logrado con la vida y las cosas de todos. Agradecer que una persona ajena estudió medicina y salvó a otra persona desconocida que es costurera y que ésta a su vez remendó la ropa de una persona necesitada, gratis y de corazón, es amarle. Porque estás viendo cómo obra Dios en cada persona, a través de su bien.

 

Segundo Mandamiento: No tomarás el nombre de Dios en vano.

“Te lo juro por Dios” y no lo haces; “Dios quiera te caiga mal eso” ¿por qué?; “Dios no permita que me dejes”, pero le haces daño a tu pareja; “Quiera Dios me gane este número para irme a rumbear”, cuando –sin demeritar ni promover a las loterías-, ese dinero te serviría para ropa, comida, calzado, reparaciones.

 

Eso es tomar su nombre en vano. Y más aún, su Poder, Voluntad y Existencia. Luego no te andes quejando el por qué te va mal, cuando te alejaste de Dios con tus peticiones.

 

Tercer Mandamiento: Santificarás las fiestas.

La algarabía, el baile, la bebida, no se santifica con oraciones; se santifica con disfrute sano, diversión sana, compartir de corazón sin mayor intención que hacer que todos perciban tu gozo. Que el mundo gire en derredor de todos, así seas tú el homenajeado.

 

Hacer sentir bien y en comunión de hermanos, eso santifica toda fiesta y está pleno de probidad.

 

Cuarto Mandamiento: Honrarás a tu padre y a tu madre.

Nunca levantarle la mano. Si se ofusca y grita o molesta, el hijo da su brazo a torcer y presenta disculpas cuando las aguas se amansan. Nada de hablar de defectos, salvo de ejemplo o chiste porque somos imperfectos. Preguntarles cómo se sienten, qué quieren, lo que han vivido.

 

Conocer la historia y anécdotas de nuestros padres es aumentar lo mucho que somos de ellos. Que en vida tengan dignidad y cariño aunque sea lejano. Cuando estén en el cielo, este, el más citado de Los 10 Mandamientos, indica que honrarlos es hacer lo que nos enseñaron y no apagarnos, porque eso no es lo que quisieron en vida para nosotros.

 

Quinto Mandamiento: No matarás.

Parece evidente el mal que es matar y aun así, padres y madres no les enseñan a sus hijos a respetar la vida y éstos empuñan un arma por diversión y usan su fuerza física para intimidar.

 

También mata el que miente para herir, el que es infiel por beligerancia e ínfulas de superioridad hacia su pareja, quien abandona al necesitado, quien da chismes para humillar. Porque matan a la confianza.

 

Desde que Dios forjó Los 10 Mandamientos, este ha sido el más difícil de cumplir por causa de los malos y equivocados, incluyendo a quienes matan plantas, agua, tierra, animales, sueños y se suicidan, matando la obra de Dios.

 

Sexto Mandamiento: No cometerás actos impuros.

Ahora la gente es tan libre que lo que se diga que es impuro, se ataca. Por ello, dejamos que interprete a este mandamiento en base a la pregunta, ¿Estará bien hacer esto con mi cuerpo, con su cuerpo, con la moral, la ética y las buenas costumbres o estaré pasando encima de todo por una rebeldía justificada nada más a mi favor?

 

 

Séptimo Mandamiento: No robarás.

No robar tiempo, sueños, esperanzas, ilusiones, ideas. Aplica por igual como robar objetos.

 

A veces hasta robar un beso, que es tan sano, puede ser malo sí sólo se hace por fastidiar o por entender mal las señales.

 

Por ahora, quizá lo que no altere a éste entre Los 10 Mandamientos, sea robar sonrisas y robarles la infelicidad a otros para lanzarla lejos donde se pierda.

 

Octavo Mandamiento: No darás falso testimonio ni mentirás.

Las mentiras blancas, tipo “¿Hoy es tu cumpleaños?, ni me acordaba”, para luego sorprender con una fiesta, son mentiras bonitas y que deberían ser válidas y llamadas de otra forma. O quizá mentir para no aumentar el dolor de alguien, para no ser despiadados en ese instante.

 

Pero mentir para quedar bien, para resolver lo que no puedes, para evitar un castigo que mereces, es pecar contra Los 10 Mandamientos en este octavo mandamiento.

 

Atestiguar lo que no viste y lo que supones es chismear y meter cizaña que terminará acabando con el acusado injustamente o liberará al que sí es culpable.

 

Mentir exige más cosas y son malos ratos; mejor decir la verdad sin que sea “tu” verdad; la vida, le resarcirá y volverá a unir a quien se deba doler por la misma.

 

Noveno Mandamiento: No consentirás pensamientos ni deseos impuros ni desearás a la mujer de tu prójimo.

Impuro es abusar, matar, humillar, vejar, negar atención o ayuda. Hacer lo que una sociedad falsa te empuja o inspira.

 

Impuro es lo que no sientes y que va en contravención de lo que tu entorno quiere.

 

Impuro es todo lo que te puede –y quizá, debería- llevarte a la cárcel.

 

Simplemente, no lo hagas, evítalo, nunca saldrás bien librado y la conciencia te atormentará y destruirá desde dentro; esa es la forma de castigo divino en todos Los 10 Mandamientos.

 

Desear a la mujer de tu prójimo es una estupidez, ¿Acaso no hay más mujeres?, sólo quieres lo que ya has evaluado por capricho.

 

Si la mujer está en la etapa de novia y es infeliz, podría ser válido amarla (distinto a desear) y rescatarla de un mal destino. La vida no es una telenovela donde se busca el amor de alguien que contrajo matrimonio.

 

Y este mandamiento aplica por igual para que las mujeres no deseen a los hombres casados, sea para casarse o para un rato. Siempre habrá castigo por ello.

 

Décimo Mandamiento: No codiciarás los bienes ajenos.

Gánate lo tuyo. No robes lo que hacen los demás, salvo las ideas para hacer las tuyas (punto de partida) y cópiate las ganas de salir adelante.

 

De esa forma no se codicia, sino que se hace. Los caprichos, en especial por las cosas materiales, aunque las consigas, no las sentirás como éxitos, porque sólo lo hiciste por la insana competencia y no porque lo necesitabas o querías para mejorar.

 

Codiciar siempre sale más caro, porque Dios y la vida, pasan doble factura.

 

A mis lectores, sobre el tratamiento dado acá a Los 10 Mandamientos

Reitero que esta es una libre interpretación de Los 10 Mandamientos, tratando de aplicarla a los tiempos actuales.

 

 

Pido a Dios perdón si por mi humanidad anárquica fallé en el criterio de su santa palabra y si llegue a acertar en inspirarles, espero que muchos salgan beneficiados y sea un efecto dominó de bienestar para todos.

 

El mundo, nos necesita y Los 10 Mandamientos han estado y estarán para nosotros hasta el fin de los tiempos.

 

Lcdo. Argenis Serrano

sábado

Oración a San Mateo (Patrono de los Negocios y de la Búsqueda de Empleo)

Oración de invocación a San Mateo

Dios que por la boca de tu bendito Hijo llamaste a San Mateo, del banco de los tributos, para que de publicano se convirtiese en Apóstol y Evangelista; danos gracia para renunciar a toda avaricia y desordenado deseo de riquezas, para así bien seguir al mismo Jesucristo tu Hijo, que en unidad del Espíritu Santo, vive y reina contigo eternamente.

Amén.

san mateo

 

Oración a San Mateo para tener éxito en un negocio

Glorioso San Mateo, con todo mi corazón y devoción te pido intercedas por mí ante Dios para tener éxito y prosperidad en mi negocio (debe pronunciar aquí el nombre de su negocio o proyecto y/o describirlo).

Pongo toda mi fe en ti, todas mis esperanzas e ilusiones, para que desciendas a esta tierra y derrames tu unción poderosa y evangelista sobre mis proyectos.

Te pido me ayudes a conseguir la misericordia del altísimo, para que las puertas de la prosperidad y la abundancia siempre estén abiertas para mí, y que las personas que pisen mi negocio se inunden de felicidad y del gozo del Espíritu Santo.

Te pido, ¡oh poderoso San Mateo!, que direcciones a las personas correctas que vienen a comprar y que yo tenga la capacidad de tomar las decisiones adecuadas para que triunfe mi negocio; sé que con la ayuda del Padre y la tuya, mi negocio verá días claros y llenos de abundancia, que así sea.

Amén.


Oración para conseguir empleo o protegerte en el que ya posees

San Mateo glorioso, inunda mi vida de bendiciones y ayúdame a despejar todos los caminos para que se presenten ante mí grandes oportunidades laborales que me permitan crecer a nivel profesional y que se acoplen perfectamente a mis habilidades, capacidades y necesidades.


Aleja de mí todo tipo de problemas o dificultades que me impidan conseguir mi objetivo y permíteme salir de la inestabilidad económica para alcanzar un estado óptimo de tranquilidad y poder ayudar así a mis seres queridos y a las personas más necesitadas.


Ayúdame Santo Patrono a conseguir / mantener un empleo que sea próspero y llene de bendiciones mi vida y la de mi familia; uno que me permita llevar el sustento a mi hogar.


En ti confío para generar la mejor impresión ante las empresas que me entrevistan y para que lleguen a mí cada vez más ofertas de trabajo, para dar con el que tanto deseo y al tenerlo, mantenerlo y no ser perturbado por aquellos que lleva el mal y la pesadumbre a dónde van.


San Mateo, tú que conoces lo importante que es trabajar para sobrevivir, te imploro no me abandones en los complicados momentos en mi vida en los que me encuentro sin un empleo o con uno que no cumple mis expectativas, provéeme y ábreme los cielos de la prosperidad financiera para poder servirte a ti y a nuestro Señor honradamente.

Amén.

Recopilación y Composición: Argenis Serrano

1ra oración con licencia eclesiástica

Entradas populares